Un pequeño vistazo a los juegos de azar en la Edad Media

NI11206

Hoy en día, al hablar de los juegos de azar, sobre todo si hablamos de casinos online, el pensamiento automáticamente se traslada a una tragaperras —con sus carretes con símbolos girando, giros gratis, multiplicadores de apuestas, bonificaciones, jackpots y demás características— blackjack, dados, póker, baccarat, monopoly, entre otros. Pero… ¿te has puesto a pensar en cómo eran los juegos de azar en la Era Medieval? ¡Acompáñanos a hacer un pequeño recorrido si quieres descubrirlo!

 

Juegos de azar: la perdición de nobles y plebeyos

Muchos relatos relacionados con el juego han quedado como testimonio de la experiencia vivida tanto por nobles como por plebeyos en la Era Medieval. Las historias de cómo muchos nobles vieron mermar sus arcas en las mesas de juego, así como plebeyos haciéndose con fortunas y heredades gracias a un afortunado tiro de los dados no son extrañas.

El ser humano siempre ha buscado una forma de divertirse y hacer algo emocionante de una “simple” competencia deportiva, por ejemplo, y es algo notable el hecho de que la historia de los juegos de azar se haya desarrollado tanto en las cortes reales como en las tabernas de los pueblos.

En cuanto a la normativa, a pesar de ser una actividad prohibida legalmente para todos los ciudadanos, el juego llegó a adquirir cierta legitimidad moral.

 

Tabernas y posadas de la Edad Media: los casinos de la época

Es acertado decir que luego de su aparición en Inglaterra para los siglos XII y XIII, las posadas se convirtieron en los lugares donde se movía la economía de cada pueblo o ciudad. En lo que respecta al juego, los posaderos representaron el papel de prestamistas o banqueros para los juegos que se llevaban a cabo en sus locales.

Las tabernas, por su parte, eran casas de bebida, principalmente, y en ellas se atendía a los integrantes prósperos de la sociedad. Las actividades en las tabernas incluían a los juegos de azar, principalmente jugos de cartas (sin repartidores ni crupieres) y dados, aunque el tiro con arco y los juegos de bolos en los callejones se consideraban actividades muy atrayentes.

El primer casino de Europa, el Ridotto, no aparece hasta 1638 en Venecia, Italia, ya en la época post-medieval de Europa.

 

Algunos juegos populares de la Era Medieval

Entre los juegos propios de la época, destacaban:

  1. Lanzamiento de dados: Su popularidad se debía, principalmente, a que solo dependían de la fortuna, sin depender de la inteligencia ni el talento de los jugadores. Solo se necesitaban dos o más jugadores dispuestos a tirar los dados de acuerdo a las normas. Entre las variantes más jugadas están: Passage, Raffle, Hazard, Glückshaus o House of Luck, Zara, Passe-dix y Dice chess.
  2. Juegos de cartas: Dado que no había un estándar para las barajas, la variedad de juegos era muy amplia. Aun así, se puede hablar de juegos populares, y entre los títulos destacaban Cribbage, Nine men’s Morris, Bête, Karnöffel, Hofamterspiel, All Fours, Triomphe (French Ruff) y Rithmomachy.
  3. Apuestas deportivas: Los deportes y habilidades desarrollados por los Caballeros de la época eran utilizados para apostar. Entre los juegos favoritos para las apuestas estaban: La Justa, Lanzamiento de martillo, Lucha libre y Tiro con arco.
  4. Juegos de estrategia: diseñados por y para los jugadores “inteligentes”, entre ellos destacan Tablut, Alquerque (el ancestro de las damas), Mill (el moderno Nine Men’s Morris) y Three in a row (el antepasado del moderno Tic-Tac-Toe).

Además de los ya mencionados, existen los denominados juegos de tablas o los “ancestros del Backgammon moderno” y los juegos de cacería.

Como puedes ver, muchos de los juegos de azar que hoy en día disfrutamos tienen sus raíces en la antigüedad, aunque en la actualidad sí contamos con cartas estandarizadas y marcos jurídicos que hacen lo posible por garantizar que participemos de juegos justos y seguros.